Mi viaje en avión con Luka

Mi viaje en avión con Luka

Cada día me queda más claro que cada quien tiene sus propios miedos, que ninguno tiene mayor o menor valor y que no podemos juzgar a nadie porque al final esa sensación se apodera de nosotros. 

Yo pertenezco a ese pequeño o gran grupo de los que le tenemos pánico a volar, no es en sí a las alturas, es a viajar en avión, en mi cabeza el que una máquina tan pesada se quede suspendida en el aire por obvias razones sin que nada la detenga me causa un conflicto terrible. 

No siempre tuve miedo al avión, de pequeña viajaba con mucha tranquilidad, hasta una ocasión en la que realice un viaje a San Antonio, Texas sola, tenía aproximadamente 12 años y en el vuelo de regreso a CDMX me tocó la peor turbulencia de mi vida o bueno hasta ese día la peor, iba en el último asiento del avión, llovía, había truenos, en verdad fue terrible. 

Desde ahí empecé a generar un miedo terrible por volar en avión y ese miedo fue creciendo con cada vuelo que hacía. 

En el 2018 viaje con mucho miedo a San Diego, California y recurrí a tomar un ansiolítico fuerte durante el vuelo, el cual no me sirvió de nada, antes intente muchas cosas, música relajante, cerrar los ojos, aromaterapia, pero nada me funcionaba. 

Durante ese vuelo una chica iba viajando con su perro, un boxer talla grande y escuche cuando la sobrecargo le preguntaba ¿Estás bien? ¿Te da miedo volar? tranquila, todo va a estar bien si tú o tu perro necesitan algo házmelo saber. 

Ahí supe que lo que yo más necesitaba era poder viajar con mi perro para poder ir más tranquila, este pasado diciembre tenía planeado un viaje nuevamente a San Antonio Texas y decidí investigar y hacer todo para llevar conmigo a LUKA. 

Llame a la aerolínea, yo viaje por INTERJET debo decir que marque mucha veces porque tenía muchas dudas y cada que marcaba me daban información distinta. 

Por lo que el equipo de Tótems en conjunto conmigo consideramos importante y útil compartir la experiencia para quien pase por lo mismo que yo, compartiré mi experiencia con esta aerolínea, no todas funcionan o exigen lo mismo. 

Primero que nada cuando compres tus boletos debes llamar y pedir que te pongan como una nota, comentario de que viajas con un perro de apoyo emocional. 

Esto no tiene ningún costo, pero a mi me tuvieron que cambiar de lugar en el avión a la tercera fila para ir en unos asientos que son un poco más amplios, yo no pagué nada por el tipo de tarifa de mi boleto, pero viajaba con mi mamá y por el cambio de su boleto junto a mi pagué entre $100 y $150. 

Los documentos que te piden para llevar a tu perro como apoyo emocional son los siguiente: 

-Carta de un especialista (psicólogo o psiquiatra) que indique que tienes “equis” situación por la cual recomienda que viajes con tu perro como apoyo emocional, es importante que en la misma carta especifique que de ser necesario el perro deberá ir contigo en el asiento o fuera del kennel, la carta debe ir firmada en original, en una hoja membretada y si tu Doctor cuenta con algún sello igual ponerlo. 

-Copia de la cédula del especialista 

-Cartilla de vacunacion al corriente (vacunas con al menos 1 mes de aplicadas importantísima rabia y bordetella) desparasitación al corriente. 

-Certificado de salud aclarando que tu tótem está bien para poder viajar, expedida por su veterinario (yo decidí llevarla en ambos idiomas para no tener problemas en Estados Unidos) este certificado debe tener 8 días previos al vuelo como máximo de haberse realizado. 

-Copia de la cédula profesional del veterinario que realizó el certificado. 

-Esto no es documento pero por el tamaño de Luka me pedían llevar una transportadora o kennel, suave sin esquinas donde poder transportarlo. 

-De igual forma como otro requisito, me pedían fuera sin mal olor y que fuera un perro tranquilo. 

La documentación vas a requerir llevarla contigo en todo momento y enseñar constantemente documentos. 

Ahora les compartiré mi experiencia en el viaje: 

Cuando llegamos al aeropuerto de CDMX para salir de viaje, yo lleve a Luka con correa todo el tiempo, y desde que entré me dijeron que debía meterlo al kennel, les enseñe el documento de que era un perro de apoyo o servicio y me dejaron tenerlo así.

Cuando documentamos me pidieron todos los papeles y yo no llevaba la carta en hoja membretada de mi Doctora, por lo que se tardaron un buen rato en consultarlo con un encargado para que la autorizaran. 

Una vez autorizado todo, le sacan copias a tus documentos y te dan un papelito que contiene datos de tu fiera que te pedirán más adelante. 

Algo importante es que si te piden llevar la transportadora o kennel esta va a contar cómo  equipaje de mano o carry on, al menos en esta aerolínea funciona de esa forma, por lo que yo no podía llevar la transportadora y aparte una maleta pequeña arriba del avión.

Pasamos a desayunar algo en la zona de comida rápida terminando de documentar y Luka seguía fuera de la transportadora con su correa en todo momento, varios oficiales de seguridad del aeropuerto se acercaron a pedirme la hoja para ver porque tenía a luka fuera de la transportadora. 

Pasamos seguridad para ir a las salas de espera, luka no pasa por rayos X, al igual que yo cruza el arco y más adelante te piden de nuevo documentos de salud y lo revisan físicamente, literal lo subí a una mesa le tocaron la panza y listo. 

Nos fuimos a la sala previa a realizar el abordaje, había gente que no dejaba de lanzarme sonrisas al verlo, personas que se acercaban a saludarlo y como en todo personas que me veían con cara de ¿No me digas que ese perro va a viajar conmigo en el avión? 

Luka es en extremo tranquilo y bien portado, por lo que durante el tiempo de espera en la sala estuvo quieto en silencio y esperando igual que nosotros. 

Cuando llamaron para comenzar el abordaje, nosotros fuimos las últimas en subir al avión, los asientos eran de 3 por fila, yo iba en el asiento pegada a la ventana, mi mamá a un lado de mi en el asiento de en medio y en el asiento del pasillo iba un niño de aprox 13-14 años el cual iba feliz de que Luka viajaba a su lado. 

Yo aunque conozco el buen comportamiento de Luka, no sabía cómo iba a reaccionar a un vuelo, lo que más me preocupaba era que tuviera alguna molestia en los oídos, desde que nos subimos Luka iba en mis piernas acostado y así permaneció todo el vuelo. 

Despegamos tranquilos, pasamos por una zona de turbulencia, yo me altere un poco pero Luka siempre se mantuvo tranquilo, llegó un momento en el que en verdad me contagió su tranquilidad, cuando nos avisan que estábamos comenzando a descender, fue un aterrizaje super agitado, el avión se movió muchísimo y fuerte, en verdad para como suelo ser yo hubiera llorado todo ese tiempo, sin embargo iba bastante calmada de acariciar y estar al pendiente de Luka. 

Aterrizamos, bajamos del avión siempre con correa, esperamos las maletas y el 60% de las personas que iba en el vuelo con nosotros, se acercaron a acariciar a Luka, felicitarme por su excelente comportamiento o saludarnos y sorprenderse diciendo ¿El perro venía en el avión? jamás lo escuche, que maravilla de perro, se porta perfecto, etc…

Fue muy bonito ver la reacción de la gente con luka, muy empáticos y agradables, incluso había personas que pensaban que viajamos muy seguido de lo bien que se portó. 

Al cruzar la frontera en el aeropuerto, me pidieron de nuevo el certificado de salud y la cartilla, ahí les entregue el certificado en inglés para facilitar las cosas, me dejaron pasar sin problemas. 

Mi experiencia en general en San Antonio, fue super agradable, fuimos directo a desayunar a un Ihop, preguntamos si podíamos pasar con un perro de servicio, este es un restaurante completamente alfombrado y con espacios cerrados, le dieron la bienvenida a Luka y parecía ser algo muy normal para la gente. 

Me enteré que en Estados Unidos cuando llevas un perro de servicio puedes entrar a cualquier lugar sin excepción y nadie puede preguntarte porque tienes un perro de servicio o que es lo que padeces, esto por respeto a ti y tu salud. 

Al regresar, en el aeropuerto de San Antonio nuevamente tuve a Luka únicamente con correa, en ningún momento me pidieron meterlo a la transportadora, nunca me pidieron enseñarles algún papel, ni me preguntaron nada sobre él, al documentar fue mucho más rápido y la verdad fueron mucho más amables, me pidieron los documentos, nuevamente tomaron copias y nos dejaron pasar. 

Al llegar al punto de seguridad, pasamos de la misma forma por el arco y revisaron a Luka físicamente, de igual forma fue algo super rápido. 

En la sala de espera nos topamos con dos familias que iban en el mismo vuelo que nosotros de ida, cuando nos vieron inmediatamente saludaron a Luka, ¡Hola Luka! ¡Que gusto viajar de nuevo contigo Luka! personas muy agradables. 

Tomamos el vuelo, íbamos en los mismos asiento y ahora si, fue el peor vuelo de mi vida, vivimos una turbulencia espantosa, Luka como siempre iba muy tranquilo y al pendiente de mi, sin duda a pesar de que yo sentía miedo, el que Luka fuera conmigo cambió todo, se que en otras circunstancias me hubiera desmayado en ese vuelo. 

Llegamos a México e independientemente de la terrible situación de saturación que se vive actualmente en el aeropuerto de CDMX, puedo decirles que recibimos un trato horrible, desde que me baje del avión me pidieron meter a luka a la transportadora, les dije que era un perro de servicio y literalmente me dijeron que no importaba y que lo metiera, no podía cargarlo con todo y la transportadora así que seguí caminando hasta las bandas donde están las maletas y ahí me tope con una oficial de seguridad que grosera me dijo: “Si metes a tu perro a su caja” le dije que no podía cargarlo porque estaba muy pesado y me contestó “Es la última vez que te pido que lo metas” lo metí y después de recoger las maletas, íbamos a salir y me pidieron el permiso de Luka. 

Al llegar debes pasar a una pequeña oficina de sanidad para fauna, que está en la misma zona bandas de las maletas, te piden el certificado de salud y carnet, te realizan un documento que debes firmar, te entregan 2 copias una para ti y una para los oficiales que están al salir. 

Al entregar eso pude salir sin problemas ya que yo llevaba todo en orden en cuanto a documentos y requisitos de Luka. 

Esta información no te la da la aerolínea pero en el vuelo de ida salimos a las 6:30 am y le di comida a Luka un día antes como cena, por la mañana no lo deje ni comer ni tomar agua, de regreso desayunó y ya no comió porque salimos a las 8:00 pm. 

Puedo compartirles que de forma personal, fue increíble viajar con Luka, sin duda él es mágico y el trabajo que hizo conmigo durante ambos vuelos se lo agradeceré toda la vida, sin duda recurriré a su apoyo en más ocasiones. 

Me pareció increíble, ir a un país extranjero y ver las facilidades que tienen, el respeto que le dan a tu perro y a ti como persona que necesita su apoyo, no te preguntan nada y sobre todo nadie te ve raro ni te hacen malas caras, lo triste fue llegar a mi país a donde se supone es mi casa y sentirme atacada, con miradas duras, mal encaradas y buscando la forma de hacerme todo más difícil por venir con mi perro. 

Puedo agregar que en la aerolínea, durante los vuelos las sobrecargo, jamás me pidieron la carta, tampoco me pidieron guardar a Luka en la transportadora, es más, yo subí la transportadora en donde se guarda el equipaje de mano, pero tampoco fueron amables,  atentas ni conmigo ni con Luka, me queda claro que eso es un plus o extra personal de cada quien. 

Viajar con tu perro es algo increíble, en mi caso fue más por necesidad que por placer, Luka fue mi mejor medicina y si hacen las cosas de forma correcta, llevan sus documentos en orden y tu fiera realmente es apta para acompañarte, porque sabes que se va a comportar, sin duda vívelo. 

Si empezamos a abusar de estas opciones y llevamos tótems que realmente serán unos locos durante el vuelo, llevamos mal los documentos o hacemos mal uso de esto, nos van a quitar la oportunidad o lo harán más difícil para quienes realmente lo necesitamos. 

El mundo sigue abriendo sus brazos a permitir más y mejores cosas en compañía de nuestros mejores amigos, aprovechemos y respetemos las oportunidades que nos dan siendo responsables para que cada vez sean más las personas, servicios y espacios empáticos con el tema. 

Jime y Luka. 

Comments

comments

About the Author